La estrategia del PP a una semana de las elecciones

    Si Zapatero quería tensión, el PP quiere dudas. El secretario de Comunicación del PP, Gabriel Elorriaga, ha desvelado en el diario británico Financial Times la estrategia básica de su partido de cara a las elecciones del 9-M.

 “Nuestra estrategia se centra en sembrar dudas en los votantes socialistas […], sabemos que nunca nos van a votar, pero si logramos crear suficientes dudas sobre la economía, la inmigración y los nacionalismos, quizás se queden en casa”, arguye.

 El objetivo de los conservadores, según Elorriaga, es lograr una abstención lo suficientemente alta para lograr la victoria. “Será complicado incrementar nuestros votos. El PP tiene una imagen muy de derechas en este momento. Nuestro propios votantes se consideran más de centro que el PP”, ha reconocido Elorriaga.

 Por contra, el PSOE tiene un margen muy amplio de crecimiento. “Pero sus votantes son menos disciplinados que los nuestros”, afirma el secretario de Comunicación del PP, quien reconoce que su mensaje va dirigido a los votantes socialistas.